¿Y tú de qué vas?

Mis preguntas más frecuentes.

En mi docencia no hay preguntas frecuentes porque siempre trato de experimentar para adaptar nuevas metodologías a la clase y el grupo concretos. Supongo que en ocasiones me equivoco, como todo el mundo, y es bueno tener este hecho en cuenta para autoevaluarse y evaluar del mismo modo nuestra vara de medir.

No creo que sea bueno repetir siempre los mismos modelos de preguntas, aunque con la experiencia en ocasiones se recurre más a unos que a otros. De hecho el término pregunta es demasiado estricto como para contener todos los aspectos válidos de una evaluación curricular adecuada, sobre todo cuanto más práctica es la tarea. Pese a todo también recurro a los cuestionarios clásicos de pregunta – respuesta, ya sea con respuesta abierta o cerrada en todas sus modalidades (sopas de letras, respuesta desarrollada, elección múltiple, test, etc.) Creo que existen ciertos rigores académicos que son bastante medibles mediante ellas, como la memoria, el estudio, la comprensión, la expresión, etc., aunque sean muy limitados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s